Trasplante de bonsáis

¿Por qué trasplantar? ¿Cuándo trasplantar? Instrucciones paso a paso Selección de macetas Herramientas necesarias

Si quieres formar un bonsái con éxito, lo primero y más importante es pensar en el cuidado del bonsái.

El trasplante de bonsáis es una de las técnicas de mantenimiento más importantes y es muy importante para mantenerlos sanos a largo plazo. Desafortunadamente, a menudo se descuida o se ejecuta incorrectamente. Trasplantar los bonsáis no es complicado, es una técnica sencilla y básica en horticultura.

Esencialmente, debes trasplantar en el momento adecuado, elegir una maceta de bonsái adecuada y usar la tierra tambien adecuada. En esta página hemos intentado resumir los puntos que deben tenerse en cuenta al trasplantar bonsáis. Antes de entrar en detalles, primero se debe explicar por qué los bonsáis deben trasplantarse.

¿Por qué es importante trasplantar bonsáis?

Los bonsáis son seres vivos. Están cambiando constantemente, tanto por encima como por debajo del suelo. Para crecer y prosperar, necesitan energía (obtenida a través de la fotosíntesis en las hojas y almacenada en azúcares) y nutrientes, que toman del suelo. Para poder absorber los nutrientes, necesitan muchas raíces. Estos se vuelven a formar constantemente en el suelo.

Dado que hay un espacio limitado disponible en la maceta de bonsái, todo el sustrato en la maceta se llenara de raices después de un cierto tiempo. Esto crea un problema: no hay más espacio para nuevas raíces.

Y hay un problema aún mayor: todos los poros del suelo están llenos de raíces. Pero el aire en estos poros es muy importante para las raíces. Como todas las células, las células de la raíz necesitan oxígeno para vivir. Si bien el oxígeno está fácilmente disponible en el aire por encima del suelo, el suministro de oxígeno en el suelo puede ser difícil. Sin aire en el suelo, no hay oxígeno. Entonces incluso las raíces existentes mueren y el bonsái puede dañarse o incluso morir.

El problema se ve agravado por la desintegración del sustrato con el tiempo. Cuando está recién echado en la maceta, un sustrato razonable tiene una estructura gruesa. Debido a la influencia de los organismos en el suelo y al "congelamiento" en invierno, la estructura de la tierra se vuelve cada vez más fina en el transcurso de 2-3 años. Sin embargo, cuanto más fino es el suelo, más pequeño es el espacio poroso en el sustrato, que luego es compactado por las raíces recién formadas. Al final, siempre falta el oxígeno necesario en el suelo. Un gran problema para los bonsái.

Otro problema surge con el sustrato compactado: cuando las células de la raíz respiran, se consume oxígeno y se produce dióxido de carbono. Si el suelo de la maceta es denso y húmedo, el dióxido de carbono se disuelve en el agua y se produce ácido carbónico. Como resultado, el suelo se acidifica lenta y constantemente, lo que a la mayoría de los árboles no les gusta.

Solo podemos resolver todos estos problemas trasplantando el bonsái con regularidad. El suelo fino y desintegrado se reemplaza por un sustrato nuevo y más grueso. Y en muchos casos, parte de las raíces se quita mediante una poda, creando así espacio para un nuevo crecimiento.

Si un bonsái no se trasplanta con regularidad, se debilitará cada vez más con el paso de los años y, tarde o temprano, morirá. No debería llegar tan lejos. Además, cuanto más esperes antes de trasplantar, más difícil será la intervención para el árbol y también para el aficionado de bonsái por que, a menudo es extremadamente difícil y sudoroso eliminar la vieja tierra de los bonsáis.

Pero, no hay regla sin excepción: sin trasplante, todo el crecimiento se ralentiza con el paso de los años. Las distancias entre los nodos de las hojas (entrenudos) en un brote se acortan. A menudo, los árboles también florecen mejor. Esto puede agregar al aspecto envejecido de los árboles más maduros. Esto significa que, con árboles maduros, a veces puede ser beneficioso ralentizar un poco su crecimiento posponiendo el trasplante de dichos bonsáis durante 1 año.

¿Cuándo se deben trasplantar los bonsáis?

Sobre todo, un bonsái debe trasplantarse cuando el suelo se vuelve demasiado compacto. La compactación del suelo aumenta principalmente debido al crecimiento de las raíces y la lenta descomposición del sustrato. En consecuencia, dependiendo de la velocidad de crecimiento de las raíces y el tipo de suelo de bonsái, un bonsái debe trasplantarse después de aprox. 3-5 años.

Las plantas jóvenes de especies de árboles de crecimiento rápido (la mayoría de los bonsai de arce, olmo y manzano) a menudo tienen que replantarse después de 1-2 años. Los bonsáis más viejos (la forma es en gran parte completa) de especies de árboles con un crecimiento lento de las raíces (por ejemplo, bonsai de pino, alerce o bonsai de enebro) a menudo pueden permanecer de 1 a 2 años más en el mismo sustrato.

Los bonsáis que se han plantado en un sustrato fino o que se desintegra rápidamente (por ejemplo, turba, tierra para macetas, Akadama reutilizado) deben trasplantarse antes que los bonsáis que se encuentran en un sustrato estructuralmente estable (por ejemplo, pizarra expandida, Akadama de alta calidad, Kiryuzuna).

A veces, la salinización del sustrato (por ejemplo, después de un abono excesivo con sales de nutrientes minerales) o la infestación excesiva del suelo con plagas puede ser una razón para el trasplante. Pero ambos son muy raros.

¿Cómo se puede determinar si el suelo de los bonsáis está compactado?

La mejor manera de hacerlo es sacar con cuidado el bonsái de la maceta. Si se pueden ver raíces en el exterior del cepellón, generalmente es hora de trasplantar.

Si el bonsái se fijó correctamente en la maceta con alambre, es difícil sacarlo. Pero hay otras formas de evaluar la necesidad de trasplante.

  • Si un árbol de hoja caduca no se ha trasplantado durante 3 años y una conífera durante 5 años, generalmente es hora de cambiar el sustrato.
  • Si ha comprado un árbol recién importado, generalmente permanece en el mismo suelo durante al menos 2 años.Como la mayoría de los bonsáis importados se encuentran en un vivero de exportación, se controlan periódicamente y, por lo general, nunca se trasplantan durante este tiempo.
  • Si el árbol crece más lentamente de lo que es típico para la especie o variedad de árbol, puede ser necesario trasplantar el bonsái.
  • Si el suelo apenas absorbe agua cuando se riega el bonsái, el sutrato suele estar muy compactado.
  • Si el cepellón sale lentamente de la maceta, significa que el bonsái no se sujetó correctamente con alambre y, por lo general, ya se han formado demasiadas raíces. Generalmente se necesita trasplantar.
  • Si, a pesar de un buen abono y riego, el bonsái presenta hojas amarillentas en una ubicación óptima, el sustrato suele estar compactado.

Sin embargo, todos los argumentos enumerados anteriormente en el momento adecuado no deben implementarse de manera demasiado estricta. En otras palabras, no trasplantes solo porque se haya cumplido 1 punto. Observa tu bonsái con atención, analiza su crecimiento y solo después de sopesar todos los puntos importantes debes tomar una decisión. El trasplante con demasiada frecuencia también puede tener consecuencias negativas. Todos los síntomas mencionados anteriormente son indicadores básicos para brindarle al principiante los datos necesarios para tomar una decisión. Solo porque hayan pasado 3 años, un bonsái de hoja caduca no necesariamente tiene que ser trasplantado.

La cuestión de cuándo se debe trasplantar un bonsái también puede entenderse como una cuestión de la temporada adecuada.

¿Cuándo es la mejor temporada para trasplantar?

Para casi todos los bonsáis, el comienzo de la primavera es el mejor momento para trasplantar. En Alemania, entendemos que el comienzo de la primavera se produce entre fines de febrero y principios de marzo. En los países del sur de Europa, la mejor época puede ser a finales de enero, en los países del norte de Europa puede que no sea hasta abril. El factor decisivo es: El invierno con heladas permanentes debe haber terminado, el árbol debe estar a punto de brotar y aún no debe hacer demasiado calor.

En casos individuales también se puede trasplantar al final del verano. Algunas especies de árboles de hoja perenne, como los pinos, forman entonces nuevas raíces. Lo importante aquí es: el calor del solsticio de verano debería haber terminado.

Algunas especies de bonsái, como la azalea, a menudo se trasplantan en Asia después de la floración (es decir, alrededor de mayo-junio). La humedad es muy alta y las plantas crecen bien incluso durante este tiempo. En Europa, sin embargo, solo debes trasplantar en verano si el bonsái se puede poner en un invernadero durante algunas semanas para que crezca después del trasplante.

¿Por qué a principios de primavera es el mejor momento para trasplantar la mayoría de las especies de árboles?

Las plantas están todavía en hibernación y apenas evaporan el agua sin hojas. Como resultado, sobreviven mejor a la fase de trasplante con una pérdida parcial de sus raíces. Las heridas en las raíces que se producen al trasplantar pueden sanar mejor. Y sobre todo, se pueden formar nuevos pelos radiculares hasta que brotan las hojas, lo que asegura el suministro del árbol en verano. Si trasplantas demasiado pronto, la curación de las interfaces de corte se ralentiza. Si trasplantas demasiado tarde, el suministro de agua y nutrientes del árbol puede verse afectado.

¿Cuándo no se debe trasplantar el bonsái?

La nota más importante de todas es: No trasplantes un bonsái hasta que te hayas informado y haya sopesado todos los argumentos a favor y en contra. Siempre hay 1 semana para leer, preguntar en un distribuidor de bonsáis o llevar el árbol a una reunión de un grupo de trabajo de bonsáis para analizarlo juntos. Un bonsái permanecerá en una maceta durante muchos años. Excepto en el caso de un abono excesiva con sales nutritivas, no conocemos ningún argumento por el que un bonsái deba ser trasplantado de inmediato. Siempre hay tiempo de 1 a 2 semanas para aclarar todo.

El bonsái no debe trasplantarse en las siguientes circunstancias:

  • No trasplantes en la época incorrecta del año. El solsticio de verano no suele ser un buen momento para trasplantar, al igual que el invierno.
  • Los bonsáis (Yamadori) extraídos de la naturaleza solo deben trasplantarse cuando hayan mostrado un crecimiento significativo en el año anterior.
  • No trasplantes varias veces al año. Incluso con especies de bonsái de crecimiento muy rápido, esto de ninguna manera es necesario.
  • No trasplantes solo porque hayan pasado 3 años. Si el suelo de los bonsáis tiene raices, pero por lo demás está bien, puedes evitar el trasplante.
  • Un bonsái recién adquirido no tiene por qué ser trasplantado de inmediato. Es mejor observar primero el árbol durante un período de crecimiento y luego tomar una decisión.

Trasplante de bonsáis - paso a paso

1. Selección de la maceta de bonsái

Cuando hemos decidido que se debe trasplantar un bonsái, la selección de la maceta de bonsái correcta es importante. En muchos casos, volveras a usar la misma maceta porque ha sido seleccionada para que coincida con el árbol la última vez que trasplantó. Eso significa que trasplantar un bonsái no significa necesariamente cambiar de maceta. Si la maceta combinaba bien con el bonsái , se limpia y se reutiliza.

A menudo nos preguntan si la maceta de bonsái nueva debe ser más grande que la anterior. Nuestra respuesta a menudo les sorprende: en la mayoría de los casos no es necesario que sea más grande. Solo es necesario elegir una maceta de bonsái más grande si tu árbol ha crecido significativamente y se supone que permanecerá así. De lo contrario, se selecciona una maceta del mismo tamaño.

Por qué ? Las macetas de bonsái se seleccionan de acuerdo con principios estéticos. Si elige una maceta de bonsái más grande cada vez que trasplantas sin cambiar el tamaño del bonsái, el conjunto tendra un aspecto poco estetico y extraño. Una regla básica simple para el tamaño de la maceta es: la longitud de la maceta de bonsái debe ser aproximadamente 2/3 de la altura del árbol.

Si el cepellón es demasiado grande para la maceta elegida, se recorta. Esto significa que el cepellón del bonsái se reduce para que coincida con la maceta y no se selecciona la maceta del bonsái para el cepellón. Si no se puede reducir el tamaño del cepellón de una vez como se requiere, entonces el bonsái en realidad no debe ir en esa maceta.

Puede encontrar información detallada sobre la elección de macetas en:   Selección de macetas de bonsai

2. Selección de suelo para bonsáis

Cuando oyes el término tierra, a menudo piensas en lo que encuentras en el jardín: muy fino, que contiene humus, a menudo arcilloso, con componentes podridos. Este suelo no es apto para bonsáis. Es por eso que los aficionados experimentados de bonsái a menudo no usan el término suelo para bonsáis, sino que hablan sobre todo de sustratos para bonsáis. Por lo general, no son finos y apenas contienen humus y solo algunos componentes en descomposición.

Un bonsái a menudo permanece en una maceta durante muchos años sin cambiar el sustrato. Durante este largo período de tiempo, el sustrato de los bonsáis debe garantizar un suministro óptimo de nutrientes, oxígeno y agua. La tierra de jardín comercialmente disponible o incluso la tierra para macetas no es adecuada para esto. Si utilizas una tierra para macetas tan fina, tu bonsái se dañará en la mayoría de los casos.

Un buen sustrato de bonsái debe cumplir los siguientes requisitos: buena estructura del grano (ventilación) y estabilidad dimensional, buen drenaje con alta capacidad de retención de agua y suficiente capacidad de amortiguación del pH.

Los sustratos de bonsái que ofrecemos cumplen con estos criterios. La Akadama se puede utilizar para casi todos los bonsáis. Kanuma con su bajo valor de pH es más adecuado para bonsáis de azalea. Kiryuzuna es estructuralmente estable durante más tiempo que Akadama y, por lo tanto, se prefiere para bonsáis de coníferas que tienen intervalos de trasplante más largos. Se puede usar pizarra expandida y pomice para aumentar aún más la estabilidad estructural agregándolas.

En Internet puede encontrar muchas recetas para sustratos de bonsái de acuerdo con el siguiente esquema: Mezcla de suelo para árboles de hoja caduca: 25% de pomice, 50% de Akadama, 25% de granulado de lava y para coníferas: 33% de pomice, 33% de Akadama, 33 % de granulado de lava. A veces me pregunto por qué no hay dos decimales. Cualquiera que transmita recetas tan detalladas debería haber examinado científicamente todo el asunto en muchos miles de árboles utilizando métodos estadísticos. Sin embargo, los escritores a menudo solo tienen unos pocos bonsái en casa.

Si observas un buen suelo para las plantas (por ejemplo, al mirarlo con una lupa), puede ver una estructura porosa y esponjosa. Hay muchas cavidades llenas de aire llenas de vida. Cada suelo natural es único y muy complejo. Pero todos los suelos en los que las plantas pueden crecer bien tienen propiedades similares. Uno de ellos es el gran espacio poroso. Y eso es exactamente lo que necesitamos en la maceta de bonsái durante varios años.

Eso significa que si el 10% de pizarra expandida y el 13% de grava pómez no es tan importante.

Mucho más importante es: no importa el que elijas, el sustrato debe ser bien permeable y estructuralmente estable.

Tanto la piedra pómez como la pizarra expandida pueden aumentar la estabilidad estructural y la permeabilidad de p. Ej. Akadama. Pero esto solo es necesario si el árbol va a permanecer en la maceta durante mucho tiempo. En general, se puede decir en general: usa sustratos de bonsái conocidos y reconocidos como Akadama o Kiryu y tamiza el polvo antes de plantar. Si el bonsái va a permanecer en la maceta durante más de 3 años, se pueden agregar sustratos como pizarra expandida y grava pómez según se desee. La especificación de porcentajes exactos requiere estudios detallados de muchos miles de bonsáis comparables en condiciones estandarizadas. No conocemos ningún vivero de bonsáis en Europa que haya investigado esto.

Pero siempre es importante: los componentes finos y polvorientos no pertenecen a una buena tierra para bonsáis. Los componentes en descomposición también son problemáticos ya que se descomponen rápidamente. Akadama, Kanuma o Kiryuzuna puro y sin polvo es adecuado para casi todos los casos. Todo combinado con un abono orgánico como Biogold o Hanagokoro, y el bonsái es feliz. En nuestro vivero de bonsáis hemos estado utilizando un sustrato con mucha pizarra expandida para casi todos los bonsáis (excepto las azaleas). Y estamos muy satisfechos con el crecimiento.

En la mayoría de los casos, los árboles viven en simbiosis con hongos micorrízicos, es decir, en una asociación para el beneficio de ambos socios. Muchos árboles dependen absolutamente de esta simbiosis y no pueden sobrevivir sin la ayuda del hongo.

Si retiramos gran parte del sustrato viejo, se pierde parte de la micorriza. No es un gran problema. La micorriza se volverá a formar en los próximos meses. Podemos ayudar al árbol a regenerar la micorriza agregando micorrizas al sustrato antes de la maceta.

Una posibilidad es agregar un poco de sutrato viejo de bonsái al nuevo (5-10% debería ser suficiente). El problema con esto es que mezclamos sustrato viejo y descompuesto e inmediatamente obstruimos los poros que nos son tan importantes nuevamente.

Otra posibilidad es agregar micorrizas disponibles comercialmente. Dado que está mucho más concentrado, necesitas agregar mucho menos volumen. Por lo general, aquí es suficiente alrededor del 1% (por ejemplo, 500 ml para 50 l de sustrato de bonsái).

Puede encontrar información detallada sobre el tema de las micorrizas en:   Micorriza y bonsai

3. Rune los accesorios para el trasplante

Al trasplantar un bonsái, debe trabajar rápidamente para que las raíces con los pelos finos no se sequen demasiado. Por lo tanto, es muy útil juntar todos los accesorios antes de comenzar a trabajar para no tener que interrumpir el trabajo más tarde.

¿Qué accesorios necesitas para trasplantar bonsáis?

  • En cualquier caso, necesitas una maceta de bonsái. En muchos casos, la actual se reutilizará.
  • Se requieren suelos y sustratos de bonsái y posiblemente hongos micorrízicos en cantidades suficientes.
  • A veces se necesita un tamiz para tamizar el polvo de los nuevos sustratos.
  • Las rejillas de cobertura para los orificios de drenaje de la maceta de bonsái deben estar listas. Las viejas redes de cobertura a menudo se pueden reutilizar.
  • El árbol a menudo se fija en las macetas con alambre. Los cortadores de alambre para bonsái son necesarios para cortar.
  • Los ganchos y las garras de las raíces son muy importantes e indispensables para eliminar la tierra vieja de los bonsáis.
  • Un cepillo de mano para limpiar las raíces del bonsái es muy útil.
  • Se necesitan tijeras de bonsái y cortadores de bonsái separados para eliminar las raíces.
  • El alambre de aluminio para bonsái se usa para fijar el árbol en la maceta.
  • Las palas de tierra para rellenar el sustrato son útiles. Si rellenas un nuevo sustrato con las manos, debes tener listos guantes de goma.
  • Un pequeño palo de madera es útil para trabajar la tierra de los bonsáis entre las raíces.
  • Para que las raíces no se sequen al trasplantar, se pueden humedecer con una botella de spray. En caso de necesidad, también es posible una pera de agua para bonsáis.
  • Por último, pero no menos importante, a menudo se necesita una regadera para regar el bonsái después de la maceta.

4. Saca el árbol de la maceta

Sacar el árbol de la maceta a veces no es tan fácil. Especialmente si el suelo de los bonsáis es muy compacto.

Muchas veces, el alambre de fijación que sostiene el bonsái en las macetas debe cortarse primero. Para hacer esto, inclina el bonsái un poco hacia un lado y corta el alambre debajo del fondo de la maceta de bonsái con un corta-alambres.

Luego intenta sacar con cuidado el bonsái de la maceta . Si queda muy apretado en la maceta, puede aflojar el sustrato viejo en la pared de la maceta con un gancho de raíz o un cuchillo de hoz.

Antes de trasplantar, es útil regar menos el bonsái. Esto a menudo facilita que el cepellón salga de la maceta.

5. Fija la rejilla de la cubierta

Si la vieja maceta de bonsái se usa nuevamente, debe limpiarse ahora. Luego, las rejillas de la cubierta se colocan sobre los orificios de drenaje.

Para hacer esto, cubra los orificios de drenaje en el interior de la maceta de bonsái con una rejilla de cobertura y fíjela, preferiblemente con alambre de aluminio.

Las rejillas de cobertura evitan que nuestro sustrato se caiga por los orificios de drenaje. Además, se evita que algunas plagas entren en la maceta.

Puedes encontrar instrucciones detalladas sobre cómo colocar las rejillas en:   Fija la rejilla de la cubierta

6. Retira el antiguo sustrato de bonsái

Una vez que el bonsái se ha liberado de la maceta, se retira el sustrato de bonsái antiguo. Debes ser mucho más cuidadoso y empático con las coníferas que con los árboles de hoja caduca. Aquí describimos el procedimiento para un árbol de hoja caduca con raíces fuertes que ha arraigado profundamente el suelo de los bonsáis.

Es mejor comenzar con un cepillo de mano para eliminar el musgo y las malas hierbas de las raíces superficiales. Esto hace que sea más fácil ver las raíces y evaluar cómo se han desarrollado las raíces en el área visible.

Luego, el cepellón se separa cuidadosamente con un gancho de raíz o una garra de raíz. Un gancho es especialmente adecuado cuandoel cepellon esta muy sólido.

Si el bonsái no se ha trasplantado durante mucho tiempo, es muy difícil atravesar la masa de raíces en el exterior del cepellón. En este caso, puedes cortar los 2-3 cm exteriores de la capa de la raíz con un cortador de raíces. En casos muy rebeldes, usamos una sierra y cortamos la capa externa de la raíz. Hay que proceder con mucho cuidado aquí. A veces, una gran parte se origina de una raíz gruesa. Si lo cortas, puede suceder que esta parte del cepellón se pierda por completo. A veces esto es lo que se desea, pero a menudo no.

Tan pronto como se quita la capa exterior de las raíces, normalmente puede rastrillar la tierra vieja de los bonsáis de la parte interior de la bola con la garra de la raíz.

Es difícil saber cuánto sustrato viejo debe eliminarse. En el caso de árboles sanos con raíces fuertes (por ejemplo, olmo chino, arce tridente), la tierra vieja se puede eliminar por completo en muchos casos. Si el cepellón está muy solidificada, a menudo tiene sentido quitar solo una parte y trasplantarla nuevamente en 1-2 años para rastrillar el resto. Aquí es realmente importante evaluar correctamente el vigor del árbol. El objetivo debe ser que el suelo viejo se reemplace por completo después de 2-3 acciones de trasplante.

A menudo se aconseja lavar el cepellón con un chorro de agua. Es un procedimiento muy difícil. En el proceso, el bonsái pierde todos sus pequeños pelos radiculares y sus micorrizas. Por eso prescindimos de él, especialmente con coníferas como pinos y alerces. En casos rebeldes, a menudo es suficiente poner el cepellón en agua durante unos minutos. Después de eso, a menudo es más fácil quitar la tierra.

Tan pronto como el sustrato se haya eliminado total o parcialmente, debes continuar trabajando rápidamente, ya que los pelos radicales restantes se secan rápidamente. Es mejor trasplantar en una habitación cerrada con alta humedad (por ejemplo, invernadero, carpa de aluminio). La pulverización regular del cepellón ahora es muy útil para evitar que se seque.

7. Corte de raíz

Si el sustrato se elimina total o parcialmente, puedes decidir si se deben eliminar las raíces (o mejor aún, más raíces). A menudo surge la pregunta de cómo el árbol puede continuar creciendo después de un fuerte corte de raíz. Como suele ocurrir en la vida, es importante que no sea la cantidad lo que cuenta, sino la eficiencia. Un bonsái no necesita raíces fuertes para su estabilidad. Es importante que haya muchas raíces pequeñas para la absorción de nutrientes. De esta manera, el bonsái puede prosperar bien en una maceta de bonsái durante varios cientos de años.

Una poda de raíces suele ser necesaria para árboles vigorosos. Con muchas especies de árboles de coníferas (por ejemplo, enebro, especialmente enebro común, pino blanco), primero debe tener mucho cuidado y ganar experiencia. En caso de duda, debe quitar un poco menos y observar el desarrollo del árbol. Si le va bien, la próxima fecha de trasplante puede adelantarse un poco.

La poda de raíces se lleva a cabo principalmente para crear espacio en la maceta de bonsái para un nuevo sustrato y para obligar al árbol a formar muchas raíces nuevas y pequeñas para abastecerlo. Las raíces fuertes no son necesarias para la estabilidad de un bonsái. Sobre todo, son importantes muchas raíces finas con los pelos radiculares importantes. Sin embargo, estos solo se encuentran en los extremos de las raíces finas. A menudo hay cientos por milímetro cuadrado.

A menudo es importante hacer un corte de raíz en las raíces del tronco que son visibles en la superficie. En el proceso, se eliminan las raíces estéticamente perturbadoras (por ejemplo, raíces cruzadas, raíces fuertes que crecen hacia el espectador).

Para el corte de raíz, definitivamente debes usar tijeras de bonsái o cortadores de bonsái por separado. Estas herramientas se desgastan rápidamente debido a pequeñas piedras en el sustrato. Entonces, por lo general, ya no son adecuados para cortar el bonsái en el área de la copa.

8. Colocación

Ahora es el momento de macetas. Primero, el alambre para fijar el cepellón se coloca a través de los orificios para alambres en el fondo de la maceta. Si no hay orificios para alambres, puede empujar el cable a través de los orificios de drenaje.

Luego, coloca una capa del nuevo sustrato en la maceta y coloca el bonsái en la posición deseada en esta capa. Dado que el tema del posicionamiento es muy complejo, no quiero entrar en él en este momento. Iría más allá del proposito de esta pagina. En muchos casos, sin embargo, no se cambia mucho en la posición del árbol. Si antes te gustó el bonsái, puedes trasplantarlo así. En cualquier caso, la parte superior del árbol debe inclinarse hacia el espectador. Por lo general, un bonsái también se planta ligeramente fuera del centro. Especialmente con el estilo inclinado en macetas ovaladas y rectangulares.

Si el árbol se coloca como se desea, se sujeta con una mano y con la otra se rellena tanto sustrato hasta que quede solo sin sujetarlo. El sustrato ahora se puede trabajar un poco entre las raíces con un palo de madera.

9. Fijación

Fijar el bonsái en la maceta con alambre es muy importante. El nuevo sustrato todavía está muy suelto durante varios meses. Si el árbol no se fija correctamente con alambre, crecerá muy mal debido a los frecuentes movimientos del tronco (por ejemplo, al transportar, cortar o regar el bonsái). E incluso si ha crecido bien, fijarlo con alambre para bonsái tiene una gran ventaja: si luego levantas el bonsái sin pensarlo por el tronco, la maceta no se cae ni se rompe.

Para fijarlo, el alambre de aluminio previamente introducido a través de los orificios del alambre se dobla alrededor del cepellón y se acorta con un par de alicates girándolo para que descanse firmemente sobre el cepellón. Los extremos de los alambres que sobresalen se pueden acortar.

Es mejor usar alambre de aluminio con un grosor de al menos 1,5 mm para asegurar el cepellón. 2 mm es mejor, para bonsáis grandes también 2,5 mm. Si el alambre es demasiado delgado, se rompera fácilmente cuando se apriete.

El lugar donde se dobla alrededor de la bola o las raíces debe elegirse para que ya no se pueda ver después de llenar el sustrato de bonsái restante. Si solo usas un alambre, debe colocarse alrededor de las raíces detrás del tronco, si es posible.

El alambre de fijación permanece en la maceta hasta el próximo trasplante. Normalmente no molesta al árbol.

10. Rellena el sustrato

Ahora podemos rellenar el nuevo sustrato que aún falta hasta el borde superior de la maceta y trabajarlo con cuidado con un palo entre las raíces y presionarlo firmemente sobre la superficie. El sustrato en el borde de la maceta de bonsái debe presionarse un poco más profundo que el borde de la maceta para queel nuevo sustrato no se barra de la maceta más adelante al regar y el agua de riego permanezca donde debería: en la maceta. .

Si el sustrato es muy grueso, se puede aplicar una fina capa de cobertura (máx. 1 cm) de material más fino. Entonces la maleza debajo del bonsái crece mejor. Pero: Durante el primer riego, parte de esta capa de cobertura se filtrara en los poros . Esto se puede evitar sumergiendo con cuidado el bonsái hasta el borde de la maceta las primeras veces.

11. Riego

Una vez que el bonsái está en la maceta, debe regarse bien. Debes regar con cuidado, de lo contrario, la nueva tierra de bonsái se ira de la maceta. Aquí es muy adecuada una regadera con un cabezal de riego fino. Una pera de agua también es ideal o puedes sumergir el bonsái hasta el borde de la maceta. Al meter bonsáis recién trasplantados en Kanuma, debes tener cuidado de que el Kanuma no se vaya . Es muy ligero, al igual que el pomice.

Se debe regar hasta que el agua vuelva a salir de la maceta. Si el nuevo sustrato en la maceta se colapsa un poco, puede rellenar inmediatamente un poco más de sustrato.

12. Cuidados tras el trasplante

Después de la maceta, coloca el bonsái en un lugar protegido con la mayor humedad posible. En las próximas semanas, solo se regara si la superficie del sustrato está claramente seca. Primero deben formarse nuevos pelos de raíz. Sin pelos radiculares, el bonsái no puede absorber el agua de todos modos. Si se riega demasiado, el cepellón se enfría constantemente. Esto ralentiza significativamente la formación de nuevas raíces. Por lo tanto, riega con moderación después del trasplante.

Tampoco es aconsejable rociar constantemente el bonsái recién trasplantado. Si no tiene un sistema de nebulización profesional, las gotas son demasiado grandes y enfrían constantemente el cepellón, al igual que cuando se riega. Un alto nivel de humedad como en un invernadero es bueno, no se recomienda mojar constantemente.

Por lo general, tampoco se recomienda una configuración sombreada. Si se trasplantan en la época adecuada del año en primavera, el sol aún no calienta demasiado. El sol solo calienta un poco la maceta, lo que en realidad es deseable en esta situación. De esta manera, las nuevas raíces se forman más rápido. Además, muchos bonsáis no tienen hojas cuando son trasplantados así que no hay evaporación. La protección solar no es apropiada aquí. En nuestro vivero de bonsáis, colocamos todos los bonsáis recién trasplantados en el invernadero en el lugar más soleado posible.

Debes abstenerse de abonar el bonsái durante los primeros 1-2 meses. Sin pelos radiculares, el árbol no puede absorber el fertilizante. Además, los árboles generalmente tienen que brotar primero antes de que puedan hacer algo con el abono. Abona solo los bonsáis cuando muestren un nuevo crecimiento.


Trasplante de bonsáis - Ejemplos