Abonado del Bonsái

Al igual que con otras plantas, abonar un bonsái de forma vigorosa es importante para el crecimiento y la formación de flores y frutos. Los árboles de bonsai no deben estar desnutridos. Abone el bonsái lo suficiente y con el abono adecuado.

Los fertilizantes para bonsáis que se encuentran en las tiendas especializadas contienen todos los nutrientes importantes en las proporciones adecuadas para la mayoría de los bonsáis. Pueden ser de origen orgánico (por ejemplo, fertilizante Biogold, harina de huesos) o mineral y, a menudo, difieren solo en las proporciones de mezcla de los componentes individuales, especialmente los nutrientes principales.

Los principales nutrientes son el nitrógeno, el fósforo, el potasio, el calcio, el azufre y el magnesio; los oligoelementos son el hierro, el manganeso y el boro, entre otros.

Durante el periodo de crecimiento, el suministro de nitrógeno es especialmente importante. Éste es necesario para los aminoácidos y las proteínas y es indispensable para la estructura celular. Las virutas de cuerno y la harina de cuerno, que es mejor mezclar en la tierra al trasplantar el bonsái, garantizan un buen suministro de nitrógeno, muy compatible y uniforme, a nuestros bonsáis.

Estos nutrientes principales están normalmente presentes en el suelo y son absorbidos constantemente por las raíces. La pérdida resultante en el suelo debe ser sustituida regularmente por la fertilización, de lo contrario se producirán síntomas de deficiencia.

El objetivo de la fertilización es garantizar un cuidado óptimo de las plantas. Hay que evitar tanto la carencia de nutrientes como la sobrefertilización. Ambas tienen un efecto negativo en la salud y el crecimiento de los bonsáis.

Para fertilizar un bonsái de forma adecuada hay que tener en cuenta sus necesidades actuales. Éstas pueden ser muy diferentes. Los siguientes factores influyen en la necesidad de nutrientes y deben tenerse en cuenta antes de la fertilización del bonsái: (+) significa mayor necesidad, (-) menor necesidad, (0) no es necesaria la fertilización

  • Crecimiento (crecimiento rápido (+), crecimiento lento (-))
  • Periodos de crecimiento (+) o periodos de descanso (-)
  • Enfermedades (-)
  • Situaciones de estrés (-), por ejemplo, durante los meses calurosos de verano, trasplantar
  • Floración (0). La fertilización no perjudica, pero los árboles tendrían brotes más recientes y posiblemente perderían sus flores
  • Más material vegetal en una maceta de bonsái (+), por ejemplo, plantación de bosques
  • Especies de árboles (+ o - según las necesidades de la especie)
  • Cantidad de vegetación de la superficie del sustrato (mucha = +)
  • Tipo de suelo (sustratos permeables, por ejemplo, suelos arenosos, plantaciones de rocas, Akadama (+))

Si un abono contiene sólo un nutriente, se denomina abono mononutriente, si contiene varios nutrientes, se denomina abono multinutriente. Para los profanos, recomendamos encarecidamente el uso de un abono multinutriente. Son muy fáciles de dosificar. Se evitan deficiencias.

A la hora de suministrar nutrientes, también hay que tener en cuenta la capacidad de absorción de la planta. En la mayoría de los casos, ésta se incrementa significativamente al entrar en simbiosis con hongos en forma de las llamadas micorrizas.