Bonsái de Manzano

Ventajas Cuidados

Los bonsáis de manzanos son árboles especialmente adecuados para bonsái. Los manzanos se encuentran en casi todas las colecciones. Los manzanos son buenos para empezar y es un buen bonsái para principiantes.

¿Qué ventajas tienen los manzanos para como bonsái?

  • Muchas especies de manzanos (especialmente el ornamental) florecen abundantemente.
  • Los bonsáis de manzanos desarrollan muchos frutos después de la floración. A menudo cuelgan mucho tiempo en el bonsái.
  • Como bonsái son fáciles de cuidar, el manzano es un buen bonsái para principiantes o adecuado como regalo.
  • Crecimiento rápido con buen crecimiento en espesor. Desarrollarás rápidamente buenos tallos o ramas.
  • Buena cicatrización de heridas, incluso las heridas grandes.
  • Se desarrollan muchos brotes nuevos después de la poda, es fácil conseguir una buena ramificación.
  • Varias especies (manzana silvestre, Malus toringo, Malus halliana) están disponibles comercialmente.

Comprar Bonsái de Manzano

Tenemos producción propia (Bonsái de manzano silvestre, Bonsái de manzano silvestre japones) o los importamos directamente del productor (manzanos ornamentales). Aquí puedes comprar tu Bonsái de manzano. Si haces tu pedido de lunes a viernes antes de las 14, lo enviamos el mismo día a toda Europa. Recibiras exactamente el bonsái que has seleccionado en la tienda. Empaquetado de forma segura.

No hay artículos disponibles

El cuidado del bonsái del manzano (Malus) en pocas palabras:

Alambrado: La aplicación de alambre es sencilla durante el invierno sin hojas. Las ramas jóvenes son fáciles de doblar. Usa un corta-alambres de bonsái si deseas desalambrarlo.

Abonado: Abundante de marzo a septiembre con un fertilizante de Bonsái común (como Biogold, Hanagokoro, abono líquido de bonsái).

Riego: No mantener demasiado seco. Riegalo especialmente antes y durante la floración y la maduración de la fruta de manera uniforme para asegurarte muchas frutas el próximo año.

Poda: No eliminar demasiado los brotes cortos con botones florales. Utiliza podadoras de bonsái para los brotes jóvenes. Las ramas más grandes se eliminan con una podadora cóncava bien afilada y las heridas se tratan con cicatrizantes, así cierran mejor y más rápido.

Invernación: Tolera incluso las temperaturas de congelación más bajas en una tienda de plástico. Tanto el manzano ornamental como los manzanos silvestres no tienen problema con temperaturas de -10°C en invierno. Hay que evitar de la sequedad del sustrato (suelo congelado) manteniendo una alta humedad ambiental.

Trasplante de bonsáis: Trasplanta el manzano a principios de marzo a un sustrato de bonsái (por ejemplo, Akadama) y poda las raices.